Cómo aprender a nadar

Cómo aprender a nadar

Aprender a nadar de adulto

¿Quieres saber cómo aprender a nadar?

Para aprender a nadar tienes 3 opciones.

Puedes aprender:

  • Por tu cuenta.
  • Siguiendo los consejos de personas no expertas en la enseñanza de la natación.
  • Con la ayuda de un entrenador experto en la enseñanza de la natación.

Voy a comentar las ventajas e inconvenientes de cada una de estas opciones, así podrás tomar buenas decisiones y no perderás el tiempo.

    3 Opciones para aprender a nadar

    1.- Aprender a nadar por tu cuenta

    Esto quiere decir que vas a tener que aprender sin la ayuda de nadie, por lo tanto, todo depende de ti.

    Podrás utilizar:

    • libros.
    • vídeos en internet.
    • blogs de natación.
    • observar a todos los nadadores que veas en la piscina, en el mar, o en la televisión.

        Aprender a nadar por tu cuenta es un camino
        muy lento, solitario y con bajo porcentaje de éxito.

        aprender a nadar por tu cuenta jorge guzman entrenador natacion adultos aguas abiertas barcelona

        Ventajas e inconvenientes de aprender a nadar por tu cuenta.

        VENTAJAS:

          1. bajo coste económico: siempre y cuando no compres cursos online con métodos para aprender a nadar.
            INCONVENIENTES:
              1. muy lento.
              2. solitario.
              3. requiere que tengas gran persistencia y constancia: (para no abandonar).
              4. bajísimo porcentaje de éxito.
                Este camino, además de ser muy lento y muy solitario, requiere que tengas una gran capacidad de persistencia y constancia, para no abandonar en el intento a la que aparezcan dificultades o que tarden en llegar los avances.

                Pero lo peor de todo es que esta opción es la que tiene menor porcentaje de éxito y eso a pesar de que lo hagas todo muy bien, es decir, que leas abundante bibliografía especializada, veas y analices centenares de vídeos (youtube, internet, televisión) y leas decenas de artículos de blog sobre natación y que además practiques concienzudamente los ejercicios que puedas ver o leer en cualquiera de estos medios.

                No es imposible. Conozco casos de personas, eso sí, que tenían una gran psicomotricidad de base, que consiguieron un nivel bastante bueno aprendiendo a nadar por su cuenta, sin la ayuda de otros. He de decir que el porcentaje de personas que pueden hacer eso es quizás del 1% de las personas que quieren aprender a nadar.

                Pero no quiero desanimarte. Si esta es la que opción que quieres elegir para aprender a nadar, ¡adelante!

                Échale horas y no abadones.

                    2.- Aprender siguiendo los consejos de personas NO EXPERTAS en la ENSEÑANZA de la natación

                    Antes que nada, he de empezar aclarando a qué me refiero con personas no expertas.

                    Una persona no experta, en este contexto en el que estoy hablando, sería una persona que no sabe enseñar a nadar a otros. Para que quede más claro, una persona que nada bien, no necesariamente sabe enseñar a nadar a otras personas, simplemente aprendió a nadar y nada muy bien. Saber nadar y saber enseñar a nadar son competencias totalmente diferentes.

                    Por contra, una persona experta sería una persona que sí sabe enseñar a nadar a otras personas y que sí sabe adaptar la enseñanza a las características de la persona que tiene delante para que el aprendizaje sea lo más efectivo, eficiente y sólido posible. Esto es lo que sabe hacer un entrenador de natación competente. Advertencia:

                    • tener un título de entrenador de natación no quiere decir necesariamente que sepa enseñar a nadar a otras personas de manera adecuada. Tener formación como entrenador de natación es una base imprescindible, pero no es suficiente. Se necesita además de otras competencias personales y de gran experiencia profesional en la enseñanza de la natación.
                    • tener un título de entrenador de triatlón tampoco le convierte a uno necesariamente en experto en la enseñanza de la natación, porque quizás ese entrenador no es experto en las tres disciplinas; y la enseñanza de la natación no sea su fuerte (aunque haya hecho muchos triatlones o sea un triatleta Ironman).

                    Por supuesto, hay diferentes grados de no experto, pues mejor será tener el consejo de un entrenador de natación o de triatlón aunque no sean expertos en la enseñanza de la natación que escuchar los consejos de otras personas realmente no expertas, como por ejemplo un nadador que nada muy bien, pero que no tiene formación ni experiencia enseñando a nadar a otros.

                    Recuerda: Saber nadar y saber enseñar a nadar no es lo mismo.

                    aprender a nadar con la ayuda de personas no expertas en la enseñanza de la natación - jorge guzman entrenador natacion adultos aguas abiertas barcelona

                    Así que, si lo que quieres es aprender a nadar únicamente con la ayuda y siguiendo los consejos de personas no expertas en la enseñanza de la natación, por ejemplo, amigos, compañeros del mismo club de natación al que vas, o gente que escribe artículos en blogs o que son influencers de redes sociales (y que no son expertos en la enseñanza de la natación), ten en cuenta que los consejos, tips o ejercicios que te puedan sugerir, aunque sea con la mejor de las intenciones, no siempre serán acertados y otras veces, aunque sean correctos, no son los que necesitas seguir o aprender en ese momento preciso de tu proceso de aprendizaje (cada cosa se aprende a su tiempo y, además, eso también puede variar de un alumno a otro).

                    Es decir, esos consejos no tienen en cuenta quién eres tú, de qué habilidades dispones, cuáles son tus conocimientos, cuáles son tus características personales, corporales y de consciencia corporal y cuál es el punto del proceso de aprendizaje en el que te encuentras.

                    Además, a veces, lo que te puede decir uno de estos no expertos puede contradecirse con lo que te ha dicho otro y tú acabarás por no saber a quién hacer caso, así que, en poco tiempo, terminarás completamente confuso y desorientado.

                    Me viene a la memoria la frase que el Doctor Charles S. Burwell les decía sus estudiantes de Medicina de Harvard:

                    "La mitad de lo que os vamos a enseñar está equivocado.
                    Por desgracia no sabemos qué mitad es".

                    Charles S. Burwell

                    Lo mismo podemos decir de los consejos o sugerencias que puedan dar las personas no expertas.

                    Así que es posible que lo que te sugieran estas personas les funcione a ellos, pero eso no quiere decir que sea lo mejor para ti.

                    Además, hay que tener en cuenta que hay muchas maneras de nadar y de entender la natación, así que lo ideal sería aprender a nadar de la manera que te pueda hacer disfrutar a ti. Eso es lo que un experto en la enseñanza de la natación puede ayudarte a conseguir.

                    Aprender a nadar siguiendo los consejos de
                    personas no expertas en la enseñanza de la natación
                    acabará por generarte una gran confusión.

                    aprender a nadar siguiendo los consejos de personas inexpertas en la enseñanza de la natación genera confusión - jorge guzman entrenador natacion adultos aguas abiertas barcelona

                    Seguir exclusivamente el consejo de personas no expertas en la enseñanza de la natación, tiene un bajo porcentaje de éxito (el éxito sería aprender a nadar bien), como también ocurría en el caso de querer aprender a nadar por tu cuenta. La probabilidad de éxito es baja porque la probabilidad de que quien te aconseje sepa aconsejarte bien es muy baja (¡y el mejor consejo que alguien te podría dar sería que acudieras a un especialista!).

                    Lo que sí es alta es la probabilidad de que aprendas a nadar con muchos defectos de base, que quizás después te costará mucho tiempo en corregir (es más fácil aprender algo nuevo, que eliminar, corregir o borrar algo equivocado y entonces tener que aprenderlo bien, sin interferencia de lo aprendido anteriormente).

                    Sobre todo, recuerda que alguien que nada muy bien (que nada muy rápido o que ha cruzado el estreno de Gibraltar, por ejemplo) no necesariamente sabe enseñar muy bien a nadar.

                    No obstante, tampoco quiero desanimarte con esta opción, porque si es la opción que quieres elegir para aprender a nadar, adelante. Contrasta lo que te digan estas personas no expertas con muchas otras, ves probando y experimentando y saca tus propias conclusiones. 

                    Así pues, ¡adelante! Échale horas y no abadones.

                    Ventajas e inconvenientes de aprender a nadar con consejos de personas no expertas en la enseñanza de la natación.

                    VENTAJAS:

                      1. bajo coste económico.
                      2. la parte social: el intercambio de impresiones con otras personas (grupos de entrenamiento de natación).
                        INCONVENIENTES:
                          1. abundan las contradicciones entre los consejos que pueden dar diferentes personas.
                          2. información errónea: los criterios de las personas que no son expertas pueden llevarte a reproducir errores graves.
                          3. consejos descontextualizados: aunque los consejos sean correctos técnicamente puede que no te los den en el momento de tu aprendizaje en que puedas asimilarlos y puede que además vayan en la línea de un tipo de natación que no es la que más adecuada para ti teniendo en cuenta cómo eres como persona, cuál es tu objetivo, el momento de tu vida en el que estés aprendiendo, etc. y todo esto no te va a hacer feliz.
                          4. un nadador no es un entrenador: las personas no expertas en la enseñanza de la natación, puede que sean expertas nadando, pero no enseñando, así que solo pueden explicar su manera de aprender (la que a ellos les funcionó) pero no saben mucho más.
                          5. genera frustración y desorientación: no sabrás a quién hacer caso, darás muchas vueltas, perderás tiempo y te frustarás.
                          6. bajo porcentaje de éxito: es una lotería.

                            3.- Aprender con la ayuda de un ENTRENADOR EXPERTO en la ENSEÑANZA de la NATACIÓN

                            • Si decides aprender a nadar por tu cuenta:

                            ten en cuenta que lo peor de todo es que no tendrás unos ojos expertos que te vean nadar y analizar cómo lo haces, qué cosas no te están yendo bien y qué puedes mejorar y cómo hacerlo para aprender a nadar bien. Por tanto, tendrás problemas al llevar a la práctica lo que aprendas por tu cuenta. Y la natación es una actividad física, un deporte, así que lo corporal, lo que puedas realizar con tu cuerpo (tu técnica de natación), es lo que al final de cuentas importa.

                            • Si optas por aprender a nadar únicamente con la ayuda de personas no expertas en la enseñanza de la natación:

                            lo peor de todo es que no podrás contar con la opinión de un experto en la enseñanza de la natación para decirte qué cosa o cosas de las que te han dicho están bien y cuáles no, y sobre todo, cuáles de ellas (aun siendo correctas) son adecuadas para ti en ese momento y cuáles no. Por tanto, carecerás de la posibilidad de contrastar la información, carecerás de un criterio profesional a tu alcance.

                            • Pero si optas por aprender a nadar con la ayuda de un entrenador experto en la enseñanza de la natación:

                            tendrás a tu disposición todos los conocimientos, toda la experiencia (como nadador y como entrenador) y toda la personalización necesaria para que tu proceso de aprendizaje de la natación sea el idóneo para ti.

                            Un entrenador experto ha recibido la formación adecuada para enseñar a nadar a otros, sabe nadar muy bien, es decir, sabe ejecutar los gestos técnicos con competencia, y atesora una gran experiencia enseñando a nadar a otras personas.

                            Un entrenador experto te ahorrará mucho tiempo.

                            Todas las horas que emplearás si aprendes solo por tu cuenta ya las tiene acumuladas el buen entrenador. Y muchas horas más.

                            Toda la enorme cantidad de horas que necesitarás para discernir si son correctos o no, los consejos que te pueden dar personas no expertas, te las puedes ahorrar con un buen entrenador, porque ese entrenador o entrenadora ya ha dedicado ese tiempo como parte de su desarrollo profesional en la formación de su criterio profesional.

                            Pero eso no quiere decir que tengas que hacer todo lo que te dice el entrenador sin reflexionar sobre ello, sin sacar tus propias conclusiones. Cada alumno ha de hacerse responsable de su propio aprendizaje y ha de poner en cuestión todo lo que aprende hasta integrarlo.

                            Ese debate, esa experimentación, ese no dar por sentado las cosas es precisamente el proceso que regula y fomenta un entrenador de natación experto.

                            Esta opción para aprender a nadar, con la ayuda de un entrenador experto es la opción con el mayor porcentaje de éxito.

                            Ventajas e inconvenientes de aprender a nadar con la ayuda de un ENTRENADOR EXPERTO.

                            VENTAJAS:

                              1. rápido y eficaz: es la manera más rápida y eficaz de aprender a nadar, porque está adaptada a ti.
                              2. eficiente: el tiempo de entrenamiento se aprovecha al máximo. Se aprende más en una hora de entrenamiento personalizado que en años de entrenamiento en grupo.
                              3. fiable y seguro: puedes resolver tus dudas porque tienes a tu lado a un profesional.
                              4. acompañamiento: no estás solo o sola en el proceso, siempre tienes el apoyo de tu entrenador.
                              5. análisis exacto de tu nivel de natación: si no sabes de dónde partes, no sabrás en qué dirección y sentido dirigirte. Puede haber muchas cosas a mejorar, pero saber detectar por cuál de todas ellas hay que empezar es absolutamente fundamental. Para ello, el entrenador, si es experto, sabe ver de entre todas las cosas que ve en tu forma de nadar, cuáles son las causas que no te permiten mejorar.
                              6. aprendizaje personalizado: si el entrenador es experto en la enseñanza de la natación, ajustará el proceso de aprendizaje a tus características personales. No se trata de ir haciendo ejercicios sin ton ni son o de aplicar los mismos ejercicios para todas las personas, sino de detectar qué necesitas tú exactamente y en qué momento es mejor aprenderlo.
                              7. altísimo porcentaje de éxito.
                                INCONVENIENTES:
                                  1. mayor coste económico: si contratar a un entrenador personal lo consideras un gasto, entonces será caro para ti. Si lo consideras una inversión (teniendo en cuenta el aprovechamiento del tiempo y la efectividad del aprendizaje) entonces el coste es adecuado.

                                    ¿Qué haría si estuviera en tu lugar?

                                    Si estuviera en tu lugar lo que yo haría sería acudir a un entrenador personal de natación experto en la enseñanza de la natación. Investigaría su historial profesional, qué opinan sus alumnos, qué valoraciones tiene, y empezaría con ilusión ese camino para aprender a nadar con su ayuda.

                                    Así pues, optaría por la tercera opción.

                                    Y desde luego practicaría todo lo que pudiera entre clase y clase, entre entreno y entreno con mi entrenador para darle horas de práctica a lo que voy aprendiendo. Hay que practicar mucho para aprender a nadar (como para cualquier otra cosa) y practicaría todo lo que pudiera, siguiendo las instrucciones de mi entrenador.

                                    Paralelamente, también trataría de aprender todo lo que pudiera aprender por mi cuenta, que es la primera opción que hemos comentado. Le consultaría a mi entrenador qué libros me recomienda y los leería. Además, quizás podría encontrar algún otro libro por mi cuenta y también lo leería. Vería todos los vídeos que pudiera en internet y le consultaría a mi entrenador qué he visto en ellos y le consultaría mis dudas.

                                    Y, desde luego, también charlaría con otros nadadores y trataría de entender lo que me dicen, lo que hacen y por qué lo hacen. Y como costumbre le preguntaría a mi entrenador todo lo que he oído, para saber su opinión de experto. Así que también utilizaría la segunda opción que hemos comentado al principio.

                                    Así que, en realidad, lo que te recomendaría sería utilizar todas las fuentes posibles a tu alcance para aprender a nadar, siempre bajo la supervisión de un entrenador experto, que analice, module y paute tu proceso de aprendizaje de la natación.

                                    ¿Y si en lugar de en piscina,
                                    quisiera aprender a nadar en el mar?

                                    El criterio sería el mismo tanto si quieres aprender a nadar en piscina como si quieres aprender a nadar en el mar.

                                    Simplemente sería más específico y buscaría un entrenador que fuera experto en la natación en aguas abiertas. Un entrenador de natación en piscina no es lo mismo que un entrenador de natación en el mar.

                                    Buscaría a alguien que amara, respetara y conociera el mar y que tuviera experiencia específica en la enseñanza de la natación en el mar.

                                    Así pues, RECUERDA:

                                    Para aprender a nadar tienes tres opciones: aprender por tu cuenta, aprender con la ayuda de personas no expertas y aprender con la ayuda de un entrenador experto.

                                    Combina las tres opciones pero la tercera es imprescindible.

                                    Si tienes cualquier duda, no dudes en escribirme.

                                    ¡Saludos!

                                    Jorge Guzmán – Entrenador Personal de Natación en Aguas Abiertas.



                                    ¿ NECESITAS AYUDA PARA APRENDER A NADAR ?

                                    Escríbeme y cuéntame tu caso.