Chequeo técnico de natación

Chequeo técnico de natación

Hazte un CHEQUEO TÉCNICO de natación

Un chequeo técnico de natación es una OPORTUNIDAD para detectar aquellos aspectos de tu natación que puedan estar limitando tus posibilidades (y que te han pasado desapercibidos) y es, además, una OPORTUNIDAD para descubrir nuevas maneras de nadar que quizás puedan encajar mejor en tu manera de ser y puedan llevarte a disfrutar todavía más la experiencia de nadar en el mar.

Quizás llevas nadando toda la vida, pero eso no implica, necesariamente, que nades bien. Quizás lo que te enseñaron, hace ya muchos años, ha evolucionado y mejorado. Pero sobre todo, quizás la manera de entender la natación bajo la cual te enseñaron, no es la que más encaja con quién eres tú como persona. Y desde luego, seguramente ya no encaja con quién eres tú ahora, después de tantos años. La vida cambia. Y hay muchas maneras de vivir. Y hay muchas maneras de nadar. ¿Cuántas conoces?

O quizás no llevas toda la vida nadando, pero crees que nadas muy bien y no eres consciente de que algunas de las cosas que haces cuando nadas están limitando todo tu potencial. Pero, claro, no puedes saber algo que desconoces. Precisamente la dificultad está en que no ves lo que te está limitando y lamentablemente, solo repites una y otra vez la misma cosa.

Así que, quizás quien lleva toda la vida nadando, lleva toda la vida nadando mal.

Y quizás quien cree que nada muy bien, solo repite cosas que le están haciendo nadar mal.

Pero, ¿qué es nadar bien o nadar mal?

Muy sencillo.


Nadar bien es aquella manera de nadar que hace que una persona se sienta feliz y plena cuando nada.

Lo que para unos es nadar bien, para otros no lo es, puesto que depende de lo que cada persona es, en esencia.

Eso quiere decir que aprender a nadar bien implica descubrir quién eres, cuál es tu esencia como ser humano y, por tanto, cómo expresas quién eres cuando nadas.

¿Qué es nadar mal?

Nadar mal es aquella manera de nadar que está limitando la felicidad y las posibilidades de la persona que nada.

Y uno no siempre es consciente de ello.

Por eso se necesita una persona externa que proponga caminos para explorar hasta que el nadador vaya encontrando quién es, en el agua.

El que a los veinte años disfrutaba compitiendo y exprimiéndose en los entrenamientos (no sé si de manera muy meditada o simplemente porque se dejaba llevar por el entorno, por la necesidad, tan humana, de pertenencia a un grupo), quizás ahora, con cuarenta, disfrute de otras cosas y de otra manera de la vida y entonces, quizás le iría bien saber nadar de otra manera, desde otro punto de vista, desde otra perspectiva, desde otro paradigma.

Y cambiar de paradigma no es fácil. De hecho es una de las cosas más difíciles de hacer para nuestra mente.

Cambiar es imposible, si uno no quiere cambiar.

Cambiar (se entiende que a mejor, a algo más adaptativo) suele ser muy difícil porque los seres humanos defendemos con uñas y dientes nuestras ideas, nuestras estructuras mentales, nuestras creencias.

Cambiarlas implicaría admitir que hemos estado equivocados. Y eso afecta a la autoestima. Quien tiene una buena autoestima, puede aceptar mejor los cambios, porque no los ve como errores sino como oportunidades para explorar.

Pero para la mayoría, cambiar es muy difícil. Por eso, solo se buscan otras opciones, otros caminos, cuando algo va mal, o mejor dicho, cuando se percibe que algo va mal y está perjudicando o limitando la propia experiencia de vida. Lo mismo ocurre con la natación.

Pero lo más difícil no es cambiar, sino buscar activamente el cambio.

Una persona que está abierta al cambio, es capaz de explorar muchísimas opciones que tiene a su alcance, para poder construir su vida, en el ámbito que sea, de una manera consciente, no guiada por aprendizajes insconscientes, asimilados en edades anteriores sin el filtro de la consciencia, de la reflexión, del análisis, del pensamiento crítico.

Suele dar vergüenza decidir acudir a clases de natación cuando uno lleva toda la vida nadando

Quien lleva toda la vida nadando suele encontrar difícil (a nivel emocional) el plantearse acudir a un entrenador.

Muchas de esas personas perciben, después de toda una vida nadando, que ir a clases de natación es una debilidad.

Pero no lo es. Al contrario.

No hay que verlo como que todo lo que has hecho está mal. Sino que te sirvió durante un tiempo de tu vida, y quizás ahora es el momento de cambiarlo, para poder experimentarlo de otra manera, durante el resto de tu vida.

Otro freno que suelen tener, es que suelen imaginarse el qué pensarán los demás, si le ven en clases de natación. Y eso le incomoda. No quiere tener que dar explicaciones. En realidad, no tiene por qué darlas. Pero siente que sí. Así que prefiere evitarlo.

Si alguno de los que me estáis leyendo, sentís esa vergüenza, o penséis lo que podrán pensar los demás si os ven en clases de natación, podéis estar tranquilos: no se lo diré a nadie. 

Podéis venir con total tranquilidad a este chequeo técnico, os guardaré el secreto.

¿Qué puedes conseguir con un Chequeo Técnico?

Con el chequeo técnico de natación puedes:
  • detectar errores técnicos (en la hidrodinámica, en la respiración, propulsión, coordinación, ritmo, etc.).
  • descubrir nuevas maneras de nadar y de entender la natación, que tras explorarlas, quizás encajen mejor con el momento de la vida en el que estás.
  • recibir orientación de por dónde seguir para progresar en tu natación.
Es un win-win.

¿Dónde se realizan los chequeos técnicos de natación?

Los chequeos técnicos de natación se realizan en el mar, en playas de Barcelona y en playas de Sitges.

Pueden ser en cualquier época del año (todas las estaciones del año).

¿Cuánto dura el Chequeo Técnico?

El chequeo técnico está pensado como una sesión de una hora en las que observaré y analizaré tu manera de nadar.

También te grabaré en vídeo para que puedas ver tu estado inicial y tu estado al final de la sesión.

Eso quiere decir, que no es solo un análisis, también hay una cierta intervención sobre las cosas que observe, mostrándote así un camino para que explores. Cosa que podrás hacer por tu cuenta o bien continuar tu nuevo aprendizaje contratando un pack de entrenos personales de natación.

No se trata solo de mirar lo técnico, sino también de escuchar quién eres como persona, para intentar descubrir qué tipo de manera de nadar te encajaría mejor en tu manera de ser. 

No exista natación, sin nadador / nadadora.

Contacta conmigo y concertaremos una sesión para hacerte tu chequeo técnico de natación.

¿ QUIERES UN CHEQUEO TÉCNICO DE TU NATACIÓN?

Escríbeme.